28.3.10

En el sexto día Dios creó al hombre...

... y un día de 1958 un hombre creó a los Pitufos, sin poder anticipar que sus inocentes personajes darían origen a varias otras cosas digamos... non-sanctas. Mitos urbanos, lujuria, descontrol. Hazte la fama y échate a dormir. Luego verás que te homenajearán, por ejemplo, poniéndole el nombre de tu creación a un trago.
Orgasmo de pitufo. 1/3 de vodka, 1/3 Blue Curaçao, 1/3 de piña colada y hielo. Esta vez, el nombre es totalmente injustificado. Está basado en suposiciones, que no se ven cristalizadas en el producto final (como sí es el caso del cuba libre). La parte de "pitufo", OK, es azul, puede pasar. Pero lo de "orgasmo" no cierra. El orgasmo es el pico del placer sexual, por lo que, desde un punto de vista metafórico, se podría inferir que la bebida en cuestión está tan buena que al tomarla producirá una sensación similar. Generar tan altas expectativas tiene un costo, y es que obviamente no se ven satisfechas, por lo menos para paladares que saben disfrutar de algo más que de una cerveza con nombre de ciudad del Gran Buenos Aires sur (conocen la política de la empresa, sin platita no hay chivo muchachos).
Por otro lado, considerando el problema desde una visión estrictamente anatómica, el orgasmo involucra secreción de fluidos corporales. Y si nos atenemos a un argumento de tipo deductivo, de lo general a lo particular, veremos que los pitufos están creados a imagen y semejanza del hombre. El hombre (por más africano que sea) no acaba azul. Luego, los pitufos, si tienen encuentros sexuales, tampoco deberían hacerlo, ya que hemos demostrado que esta función natural no guarda relación con el color de la piel (¿o me estoy perdiendo de algo?)
Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, arribo a la conclusión de que el nombre "orgasmo de pitufo" está muy mal puesto. No sólo desilusiona, sino que es físicamente incorrecto. Además, y esto es lo que más me molesta, es que pseudo-ganadores se acercan a la barra, piden uno de esos y ponen cara de "oh sí, nena, soy un campeón en el ring"*, cuando todos sabemos que lo que compra es humo, porque en realidad no los tocan ni con un puntero láser.

*Atención. No confundir. Sólo sucede con hombres. En las mujeres es posible producir el mismo efecto pero con "sex on the beach".

1 comentario:

Nevermind dijo...

No sé a que boliches vas, pero en mis épocas de joda (cuando vivía en Carlos Paz) ese trago se llamaba 'semen de pitufo', lo cual aparentemente destruye un poco toda tu argumentación.